Vestimenta natural

La vestimenta que utilizamos para nuestra práctica yóguica -y para toda nuestra vida- es muy importante. No por cómo se ve, ni por su marca o valor económico, sino por sus componentes y formas los cuales tienen gran impacto en todo(s) nuestro(s) cuerpo(s).

Hoy en día, el plástico ha copado nuestro mundo y aunque puedas no saberlo, también está sobre tu cuerpo, en la ropa. La fricción del cuerpo con estas prendas a través del movimiento altera tu campo electromagnético desequilibrándolo. Además, la mayoría de ellas impiden la adecuada ventilación entre el exterior y tu piel -que conecta con el interior de tu cuerpo- y eso es fundamental para su saludable funcionamiento ya que a través de ella sucede buena parte de la limpieza física y energética en la que nos despedimos de lo que ya no necesitamos adentro.

Sumamos a ello dos variables más: los colores y las formas. Los colores son vibración y como tal, también comprenderán que afectan a nuestro campo energético generándole determinados efectos relacionados con las emociones que cada uno produce. Estamos hablando en términos de más o menos luz ingresando a nuestro sistema. Cuanto más nos acercamos al blanco, más luz permitimos pasar, ya que este es el único color a través del cual el calor circula, es decir que es permeable. El negro por el contrario, repele y no permite la circulación energética (calor, luz, movimiento, vibración). Esto quiere decir que no hay intecambio entre tu cuerpo y el medio. Los demás colores producirán un estado relacionado a cada chakra según su vibración.

Por otro lado, las formas de la ropa, es decir si son ajustadas u holgadas, si tienen elásticos, tachas, cierres, etc., etc., impactan también en nuestro sistema osteomuscular, alterando nuestra postura y formas del cuerpo. Toda ropa que aprieta en exceso impide la correcta circulación de sangre en nuestros tejidos, impide la libertad de movimiento y por ende el natural orden de nuestras fascias, tendones, ligamentos y músculos. Nuestro cuerpo de pronto se ve encerrado y adaptándose a la ropa, cuando debería ser todo lo contrario.

Pero lo más importante de todo esto que explico de forma muy básica, es el trasfondo. Detrás de la ropa hay intereses económicos y de control de las mentes y cuerpos de las personas para que en definitiva sean menos libres y se sometan a formas físicas (im)perfectas impuestas por un mercado que sólo busca llenarse los bolsillos. Es muy importante despertar y ver qué estamos eligiendo para poner sobre nuestro cuerpo. Así como no permitimos que cualquiera lo toque, tampoco permitamos que cualquier material esté en contacto con él todo nuestro día, hasta en nuestras partes más delicadas.

Recordemos que todo es vibración. Y así, una prenda realizada con intenciones económicas y productos poco nobles -artificiales- tiene el propósito del control detrás. Una prenda amigable con tu cuerpo es aquella confeccionada con materiales naturales y la menor cantidad de químicos y plásticos posible.

Pensemos y observemos: cuántas prendas estás utilizando porque “se usa”, porque “se debe”? Dejaste de usar alguna prenda en estos días de cuarentena? Te sentís más libre? Más comod@? Por qué usamos ropa que daña nuestra salud? Quién determina qué ponernos y para qué? Cuánto hay a nuestro alrededor controlando y determinando nuestras formas de sentir, pensar y actuar… poder tomar consciencia de ello nos hace más libres. Empecemos por preguntarnos por qué y para qué hacemos lo que hacemos, y vamos a descubrir que en gran medida no estábamos eligiendo por nosotr@s mism@s.

SaM♊🌌💙Aju Yoga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s