PROPUESTAS FRENTE AL MIEDO (hoy y siempre)

1. Apagar la tele, la radio y evitar entrar en las redes o webs de noticias. Las noticias centradas en el miedo y la precaución frente a lo que podría suceder generan más miedo, terror, pánico y angustia. Esto paraliza al ser humano y enfría su corazón. Se cierra el pecho por miedo a lo que pueda entrar: aire, energía vital, amor, contacto. Todo su flujo se detiene y con ello se detiene la VIDA. Cuanta más atención prestemos a las noticias y nombremos la enfermedad, más entidad y poder le damos. Creamos nuestra realidad, y aquello a lo que prestemos atención, crecerá (tanto “positivo” como “negativo”!!)

2. Al despertarse por la mañana -si podemos, unos 15 min más temprano-, tomarse un tiempo para respirar profundo, estirarse, activar las articulaciones con movimientos suaves, todo antes de levantarse de la cama. Esto fortalece nuestro campo electromagnético y permite que el sistema nervioso no se despierte en shock sino que se adapte al despertar paulatinamente. No estar apurado a la mañana es indispensable para una vida saludable.

3. Realizar pequeños golpecitos con las puntas de los dedos sobre el esternón, en el centro del pecho, un poco más arriba del corazón, a la altura del Timo. Esto favorece y activa el sistema inmunológico.

4. Agradecer el día que estamos a punto de vivir, agradecer que estamos vivos y sanos, agradecer la casa en la que nos despertamos, agradecer a quienes nos acompañan, los alimentos que tenemos para desayunar -y para ingerir en cada comida del día-, agradecer nuestro trabajo. Agradecerlo todo. De esta forma nos posicionamos en un lugar de abundancia en vez de escasez, y todo lo que merecemos vendrá a nosotros sin mayores esfuerzos.

5. Escuchar música que brinde armonía al espacio en que estamos -casa, trabajo, transporte, etc.- como ser música “clásica”, sonidos naturales, cuencos tibetanos, frecuencias solfeggio, música de relajación, mantras, o si preferís las canciones empezá a tomar consciencia de sus letras. Las letras que hablan de maltrato hacia cualquier ser, desprecio, rencor, enojo, queja, bajan nuestra vibración y eso no beneficia nuestra salud. Dale también algunos instantes de silencio a tu día.

6. Generar conversaciones interesantes, agradables, que eleven al ser humano. Evitar las quejas, los temas redundantes y provenientes de los medios, los chismes, las críticas y los debates que alimenten el miedo. Observar qué palabras usamos, cuantas veces usamos el “no”, como nos dirigimos al otro. Si sentis que una conversación te genera enojo, tristeza, miedo, ansiedad, poné freno. Llevala hacia otra dirección. Esto no es negar ni evadir. Es transformar las interacciones para que podamos beneficiarnos, comprender más, elevar en lugar de sumirnos cada vez más en la desesperación.

7. Tomarse al menos dos momentos al día para practicar meditar, en posición sentada -silla, suelo o donde puedas-, respirar conscientemente y aquietar la mente lo más posible. Agregar un mudra o un mantra es ideal. Disminuir los pensamientos negativos, las ansiedades y anticipaciones mentales, es vital para un cuerpo saludable e inmune.

8. Darse tiempo para el movimiento, ya sea yoga, un deporte, caminar, andar en bicicleta y disfrutarlo -no a las apuradas ni llegando tarde a algún lado-. El movimiento eleva, cambia nuestra frecuencia, genera hormonas que nos hacen sentir bien y fortalecen nuestro cuerpo. También es importante darle tiempo al arte, al ocio, generar espacio para entretenerse libremente, jugar, crear, improvisar. Nuestra frecuencia vibratoria se elevará sin esfuerzo y perdurará en nuestro campo energético mucho más.

9. Actuar, vincularse, pensar, hablar, sentir desde el AMOR. Rodearnos de las personas que nos hacen bien y que elevan nuestra energía. Elegir con quién estar y dónde eleva nuestro sistema nervioso y lo fortalece, derribando miedos, huellas, traumas y dolores emocionales. El contacto humano es fundamental. Dar y recibir es la base de la vida. Poder pedir ayuda o compañía si la necesitamos. En caso de cualquier enfermedad más aún necesitamos estar acompañados de forma amorosa y consciente.

10. Darle suma importancia siempre a la limpieza mental, emocional, física tanto de nuestro cuerpo como también de nuestros espacios. Cuerpos y ambientes limpios en todos los planos, son cuerpos y ambientes fuertes y sanos. La obsesión y la paranoia con la limpieza emiten todo lo contrario. Una excesiva limpieza genera desprotección y fuga de energía. Todo en su justo equilibrio.

11. Llevar todos estos consejos a la alimentación. Lo que ingerimos para nutrir nuestro cuerpo es fundamental siempre. Nos convertimos en aquello que comemos. Observar qué estamos comiendo y de dónde proviene. Todo alimento de origen vegetal, fresco y poco cocido, además del agua pura es lo que el cuerpo necesita para estar fuerte y saludable junto a todo el trabajo con nuestra mente y emociones.

Esta forma de vida se hace imprescindible en este momento en que la oscuridad presiona para que la luz emerja. Sin batalla no hay ganancia ni evolución. Sin oscuridad no hay luz. Todo es perfecto y viene a mostrarnos por dónde ir si queremos evolucionar, o a dónde caer si no queremos mejorar. La vieja teoría de la supervivencia del más apto se convierte hoy en la del más despierto. Si los medios te someten, te programan, te manejan, toman tu vida y te dicen qué hacer.

Agradezcamos esta oportunidad que tenemos de ver más allá, discernir y fortalecer el amor. A eso viene esta situación mundial, y observemos, que también nos recuerda que somos uno. Que las fronteras no existen y que la acción de un sólo individuo puede afectar al planeta entero -pensamos esto más allá de la enfermedad!-

El Amor siempre puede más, recordémoslo siempre. Si hay manipulación no es amor. Si hay miedo no es amor. Somos seres creados en amor. Todo lo demás son semillas mentales que hacemos explotar con el miedo a la muerte. El miedo al contagio obtura toda noción de que somos seres espirituales, creador por una fuerza superior, inteligente y poderosa que se rige por leyes universales elevadas. Nuestro Chakra Corona se cierra cuando sentimos que estamos separados de todo lo demás, cuando nos domina el pánico. Si fortalecemos nuestra Fe, este chakra en la tapa de la cabeza se abre y nos conecta con la fuente donde todo es perfecto.

Bienvenido sea este caos mundial para evolucionar. Gracias por leer y difundir. Quienes resuenen, es nuestra misión expandir la luz.

SaM ♊️🌌💙🕉 (Aju Yoga)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s