Los 4 Poderes

Estos días me he venido preguntando cuándo fue que perdimos la soberanía de nuestro propio cuerpo, mente y espíritu. Cuándo, por qué y para qué el poder propio interno fue entregado a poderes externos, que hoy concretamente son los la religión, el dinero, los gobiernos y la ciencia. Esto nos deja esperando siempre un aval externo que nos permita creer, tener, poder y saber quitándole todo valor al sentir propio. A lo que intuimos, a lo que nos pasa adentro.

Estos mismos 4 poderes son los que entonces emiten sus verdades transformándose en líderes que necesitan seguidores que las crean, para saciar sus propios egos y sentirse realizados. Esto no es malo. Ni bueno. Como seres con libre albedrío nos permite entrar o no en el juego. Deprimir nuestras posibilidades Y potenciar nuestra luz gracias ello.

Hablo seguido de lo necesario que es comprender que tenemos el poder de crear nuestra realidad. Pero muchas veces me pregunto como transmitir una forma clara de poder concretarlo, REALIZARLO.

Hoy propongo reflexionar sobre estos 4 pilares que determinan lo que creemos, hacemos, pensamos y sentimos:

-DEBER: Qué es lo que no debo? / Qué es lo que SIENTO que no debo? Verdaderamente no debo? De dónde proviene esta “verdad” en mí? Me lo cuestioné alguna vez?

-TENER: Qué es lo que no tengo? / Qué es lo que SIENTO que no tengo? Verdaderamente no tengo? De dónde proviene esta “verdad” en mí? Me lo cuestioné alguna vez?

-PODER: Qué es lo que no puedo? / Qué es lo que SIENTO que no puedo? Verdaderamente no puedo? De dónde proviene esta “verdad” en mí? Me lo cuestioné alguna vez?

-SABER: Qué es lo que no se? / Qué es lo que SIENTO que no se? Verdaderamente no sé? De dónde proviene esta “verdad” en mí? Me lo cuestioné alguna vez?

Y me enfoco en el negativo porque es ahí donde emerge nuestro síntoma. A través de la palabra nuestros programas se expresan y las sanciones de la lengua siempre se expresan en negativo para obturar desde el inconsciente nuestro potencial. Luego podemos hacer el ejercicio en positivo para descubrir y valorar todo aquello que sí sabemos, podemos, tenemos y debemos.

La cuestión es que conectar con lo que SÍ supone volver a tomar las riendas de nuestras vidas y con ello comenzar a decidir independientemente del gobierno de turno, de la iglesia, de la economía y la ciencia. Esto es, sin su dependencia ni determinación. Para que esta misión llamada “pandemia” se termine, es necesario comprender que estos 4 poderes no pueden gobernarnos más. Esto no quiere decir que tengan que desaparecer. Eso no va a suceder jamás. Lo que sí puede cambiar es cómo los tomamos, como manejan nuestras decisiones, como coartan nuestra consciencia y nos dirigen hacia el camino del ego alejándonos del ser en unidad (cuerpo-mente-espiritu).Comprendernos seres espirituales viviendo experiencias en un cuerpo y mundo físicos nos da la posibilidad de comprender esta vivencia mundial como una misión de evolución que ya no podemos esquivar. A través de lo doloroso, de lo difícil, de lo que cuesta, de lo caótico el ser humano evoluciona. Evoluciona quiere decir que aprende y es mejor persona porque reconecta con la vida y con su potencial. Seguir deseando que todo vuelva a ser como antes es quedarnos detenidos en un sistema caduco de control, especulación y manipulación. Y merecemos mucho más que eso. Por eso necesitamos dejar caer las estructuras, lo viejo, lo desactualizado ya no sirve, ya pasó.

La enfermedad llegará a quienes se nieguen a evolucionar, es decir a transformarse y dejar los viejos patrones para recuperarse a sí mismos y encontrarse construyendo sus propias vidas bajo sus propias intenciones. Cómo quiero vivir? Qué quiero darme? Qué quiero manifestar para mí? Y sólo podremos acceder a ello si nos ocupamos de nosotros mismos y dejamos de culpar a los poderes de afuera. Ellos sólo vienen a mostrarte el lado oscuro para que no quieras elegirlo!!! para que puedas fortalecer tu propio lado luminoso y expandir esa luz para que toda tu existencia quede iluminada. La oscuridad está al servicio de la luz. Ambas fuerzas trabajan juntas porque una no es sin la otra. Conocemos la oscuridad cuando se apaga la luz. Conocemos la luz cuando estamos en la oscuridad y la encendemos. Ni bien ni mal, sólo luz y oscuridad. Amor y miedo respectivamente. Para sentir amor primero hay que dejar de sentir miedo, pero a la vez es el miedo el que nos impulsa a buscar el amor y el amor el que nos da fuerza para salir de allí. La polaridad es propia de la mente humana, y en su pendular nos perfecciona. Hoy el llamado es a integrarlas y que ya no existan más dudas de que el poder reside en nuestro interior.

Confíen, todo es para mayor bien. Y por favor, abramos cuanto antes los ojos. Abramos cuanto antes las mentes. Abramos cuanto antes los corazones. Recuperémonos a nosotros mismos, esos que somos en esencia. Espíritu, inteligencia, perfección. Somos mucho más que lo que nos dijeron que somos.

SaM ♊️🌌💙 Aju Yoga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s